Estado: Retomando el ritmo

¡Hola!

Llevo buen tiempo sin actualizarte nada de nada de mi proceso de escritura. Si no me equivoco mi última actualización corresponde al NanoWrimo. Así que en esta oportunidad vengo a ponerte al día en mis aventuras. De paso que (como dicen en mi país) chismeamos un poco.

22-secretos-que-guardan-las-hermanas-que-son-mejores-amigas-20Fuente

Creo que ya lo había mencionado por aquí, pero sino, no hay problema, vuelvo a ponerte en sintonía. El mes de noviembre y buena parte de diciembre fueron unos meses agotadores para mí. Estábamos en época de alza en el trabajo y también se había sumado el Nano. Y aunque estuve muy feliz de cumplir con el reto contra viento y marea, debo decir que soy humana y el exceso de sobreesfuerzo me dejó bien golpeada (es solo una expresión). Estaba agotada tanto física como emocionalmente. Así que opté por unas breves vacaciones, tanto de la escritura como del trabajo. De la escritura la gracia me duró como un mes, del trabajo sí solo una semana y poco más.

tenorFuente

Pero toda esta aventura me ha servido para algo. Y es que me di cuenta que hay un pequeño fallo en mi rutina. Ya sabes que esta pequeña sección es prácticamente de desahogo, escribir no solo me sirve para crear historias, sino para canalizar mis emociones. Así que te voy a compartir un poquito de lo que hago el resto del día que no me dedico a escribir. Eso sí, ya te advierto que no es mucho lo que hago.

Yo trabajo de lunes a sábado desde las 8:00 hasta las 18:00. Esto solo sucede en horario normal, cuando te digo que estoy en época de alza este horario se extiende hasta las 20:00 o (en los momentos más críticos) 22:00 (salvo los sábados, ese día sí mantenemos el horario normal hasta las 18:00). Eso quiere decir que paso mucho tiempo fuera de casa. Y en horario normal, estoy llegando a mi casa (si los astros se alinean) a las 19:00. A veces llego un poco más tarde si tengo que hacer la compra antes o alguna otra cosilla que se presenta.

Ahora, yo soy de las personas que valoran más el sueño que la comida. Es decir, yo puedo saltarme el almuerzo y seguir mi día como si nada. Pero si no duermo lo suficiente, al día siguiente estoy arrastrando mi existencia hasta que pueda disponer de mi santa cama. Y cuando llego a casa, después de una jornada de horario normal de trabajo, llego bastante cansada. Mi papá, en cambio, es al revés. Él no puede vivir sin almorzar. Es sacrilegio.

cce1b8e458a3fdb4a975681239395617Fuente

Antes solía dedicarle mis noches a la escritura. Pero eso me resultaba bastante inefectivo, porque mi cansancio se trasladaba a mi escritura. No está de más decirte que esto me desanimaba un montón. Así que nada, tuve que hacer lo que tuve que hacer. Normalmente, para cumplir con mi trabajo, me levantaba 6:30 para darme una ducha rápida y salir volando hacia el tren. Ahora, me levanto 5:00, me preparo una taza de café o de té y me siento en mi escritorio a continuar escribiendo. Es más, tú no puedes verlo, pero justo ahora son 6:12 y dentro de quince minutos tengo que meterme a la ducha.

baggyimprobablebighornsheep-size_restrictedFuente

Este es el pequeño cambio que le he hecho a mi rutina y llevo en este plan ya poco más de un mes. Algo bastante curioso porque yo juré que no sería de esas personas madrugadoras (porque DETESTO levantarme temprano), pero ya ves tú: las necesidades apremian. Eso sí, duermo más temprano. A las 22:00 ya estoy durmiendo como un bebé (sí, lo sé, soy el alma de las fiestas). Porque para funcionar bien en mi día a día, yo necesito 7 horas de sueño.

tenor-1Fuente

En fin, hasta aquí el reporte de hoy. Gracias por acompañarme hasta aquí y soportar mis vaniloquios matutinos. Tenía planeado subir esta entrada unos días antes, pero no contaba con que me iba a enfermar. Pero no te quedes corto (a), cuéntame algo tú también, de paso que chismeamos un poco 😉. ¡Un abrazo! ❤

Anuncios

Booktag: Pecadillos Pretenciosos

¡Hola!

Hace buen tiempo que no vengo a molestarte con un Booktag. En esta ocasión he sido nomida por Ricardo Corea del blog Bitácoras y Desperdicios. Disfruto mucho de leer Booktags, porque, como he mencionado en anteriores oportunidades, son una buena forma de conocer un poco a la persona que los resuelve. Además que resulta divertido leer las respuestas. Tengo que confesar que mientras iba leyendo las preguntas (antes incluso de saber que fui nominada) me hacía un mundo porque, comenzando a sincerarme desde ya, no tenía ni idea de qué podría responder. Pero aquí estamos.

Por cierto, no quiero dejar de recomendarte que vayas a echar un vistazo a las respuestas de Ricardo, creo que la pasarás tan bien como yo me la pasé leyéndolas.

Sigue leyendo “Booktag: Pecadillos Pretenciosos”

Novedades de Inicio de Año

¡Hola!

Antes que nada, espero que hayas pasado unas muy bonitas fiestas. No está de más decirte que te deseo un bonito inicio de año. Por mi parte, me tomé unas pequeñas vacaciones (fue cosa de algunos días) antes de lanzarme a empezar este nuevo año, de ahí la razón de mi ausencia.

No quería comenzar el año sin antes compartirte las últimas reliquias que me he encontrado en internet el último trimestre del año anterior. Espero poder traerte contenido similar de forma trimestral (que me parece un periodo de tiempo prudente).

Sigue leyendo “Novedades de Inicio de Año”

Estado: NaNoWrimo is finally over!

Antes que nada debo decirte que lamento mi ausencia en este mes. Ha sido toda una locura de principio a fin.

En el trabajo ya me habían comunicado que noviembre sería un mes repleto de horas extras. Así que bien tuve que hacerme a la idea de que tendría mucho menos tiempo del que dispongo normalmente si quería seguir con este reto. No quiero que me malinterpretes, el Nanowrimo fue espectacular. Trabajé tanto como pude para ir sobre lo mínimo requerido por día, porque sabía que habrían días que no me alcanzaría ni las horas ni el alma para sentarme a escribir. Pero qué bien que se siente cumplir con las metas.

Y ya te voy diciendo: soy una amante del estrés.

Más que del estrés, de los asuntos pendientes. Me mantienen distraída. Pero tengo que sincerarme contigo, estos últimos días han sido caóticos. Entre el trabajo, el Nano, mi vida y mi salud, algo tuvo que colapsar. Y caí enferma un par de días (3 en realidad). Creo que nunca había dormido tanto. Pero después del merecido descanso, volví recargada y aquí estamos.

Mi primer Nano terminó con 50,980 palabras.

Calculo que debe ser entre un 65% y 70% del primer borrador. Aún tengo que terminar la parte esencial, y no sé cuánto me extienda. Pero desde ya te voy diciendo que tengo MUCHO que recortar, arreglar y, en fin, soy consciente de ello. Ya me habían adelantado que el objetivo del nano era cantidad sobre calidad. Ha sido divertido. Aún me queda medio mes de horas extras en el trabajo, pero con una presión menos, espero poder recuperar la continuidad de las entradas (2 por semana).

Te deseo un muy bonito inicio de semana. ¡Nos leemos pronto! ¡Un abrazo! ❤

Estado: Descubriendo Scrivener

Sí, ya sé, desde la última entrada ya hace algún tiempo. ¿Pero qué te puedo decir? Escribir es un proceso arduo y laborioso, por lo menos para mí. En estas últimas semanas, entre desesperaciones y encontronazos, he aprendido una cosa importante sobre mí (es cierto eso de que cada día nos conocemos un poco más, ¿eh?). Ya te había comentado que soy una escritora de mapa, ¿verdad? Pues, imagínate que yo pensaba que hasta ahí quedaba la cosa. Ilusa de mí. Resulta que hay otra división o subdivisión en este mundillo loco de escritores. Y de repente tú ya sabías de esto, pero para mí es nuevo, francamente. Bueno, aquí voy:

Hay escritores lineales y no lineales.

Sigue leyendo “Estado: Descubriendo Scrivener”

The blogger recognition award

El Blog de Noctua Nival tuvo la consideración de nominarme a esta genial iniciativa. Para quien no sepa de Noctua Nival y de su blog, déjeme introducirlo brevemente: El Blog de Noctua Nival es un blog de reseñas variadas de libros, películas, series y otros derivados de la literatura que recomiendo muchísimo. Por mi parte, buena cantidad de mi lista de lecturas pendientes están basadas en sus recomendaciones y me fío mucho de su juicio. Además que tiene el buen tino de subir entradas con gran regularidad. Gracias, Noctua Nival por la nominación 😉

the-blogger-recognition-award

Sigue leyendo “The blogger recognition award”

Estado: Por fin escribiendo

Hace un par de semanas que no te he escrito nada sobre cómo va el avance de esa dichosa novela mía. En la anterior entrada te confesé que andaba un poco loca buscando ese final deseado que me haga suspirar de goce. Te tengo buenas y malas noticias. La mala es que sigo sin encontrarlo, y la buena es que ya no me importa (?).

Pero déjame que te explique antes de que saques conclusiones apresuradas. Tengo a veces la boca muy liviana y suelo prestarme para malas interpretaciones. Con decirte que no me importa, me refiero a que no me importa no tenerlo listo para la escaleta. He decidido hacer caso de sus buenos consejos y dejar que sea mi parte brújula y los personajes los que me guíen al final de esta aventura.

Sigue leyendo “Estado: Por fin escribiendo”

Reto: Escribir Jugando – Setiembre

Esta entretenida iniciativa la trae Lídia Castro Navàs, una blogger muy conocida por aquí. Si quieres participar, puedes mirar las bases por aquí. ¡Anímate!

No te distraigo más, mi propuesta es la que sigue:

Puerta al Infierno

Cuando llegó a la puerta de plata, el pecho le silbaba en un ritmo que no controlaba. Gerald comenzaba a sentirlo de a pocos, era verdad lo que decían las brujas: una vez cruzado el umbral, no hay vuelta atrás. Pensó en Isabela, en su mágico toque y en su capacidad de hacer de sus días un paraíso. Sabía que no se despidió como debía. No tenía caso, muchos de sus sentimientos se quedarían en el tintero y las promesas solo serían eco en la soledad. Pensó también en los días que aún les faltaba por compartir. Aun así, cruzó.

Extensión: 100 palabras

 

Compra rauda

¡Entrada de media semana! ¿Qué por qué escribo con signos de exclamación? No lo sé, es una costumbre que tengo arraigada desde mis tiempos de fanficker. Los viejos hábitos nunca se olvidan.

Este es una entrada rauda. Escribir en el blog se me ha vuelto una costumbre que deseo mantener, porque, sin querer, ha llenado muchas de mis tardes/noches, que es cuando me siento un poco más inspirada.

Sigue leyendo “Compra rauda”