Estado: Retomando el ritmo

¡Hola!

Llevo buen tiempo sin actualizarte nada de nada de mi proceso de escritura. Si no me equivoco mi última actualización corresponde al NanoWrimo. Así que en esta oportunidad vengo a ponerte al día en mis aventuras. De paso que (como dicen en mi país) chismeamos un poco.

22-secretos-que-guardan-las-hermanas-que-son-mejores-amigas-20Fuente

Creo que ya lo había mencionado por aquí, pero sino, no hay problema, vuelvo a ponerte en sintonía. El mes de noviembre y buena parte de diciembre fueron unos meses agotadores para mí. Estábamos en época de alza en el trabajo y también se había sumado el Nano. Y aunque estuve muy feliz de cumplir con el reto contra viento y marea, debo decir que soy humana y el exceso de sobreesfuerzo me dejó bien golpeada (es solo una expresión). Estaba agotada tanto física como emocionalmente. Así que opté por unas breves vacaciones, tanto de la escritura como del trabajo. De la escritura la gracia me duró como un mes, del trabajo sí solo una semana y poco más.

tenorFuente

Pero toda esta aventura me ha servido para algo. Y es que me di cuenta que hay un pequeño fallo en mi rutina. Ya sabes que esta pequeña sección es prácticamente de desahogo, escribir no solo me sirve para crear historias, sino para canalizar mis emociones. Así que te voy a compartir un poquito de lo que hago el resto del día que no me dedico a escribir. Eso sí, ya te advierto que no es mucho lo que hago.

Yo trabajo de lunes a sábado desde las 8:00 hasta las 18:00. Esto solo sucede en horario normal, cuando te digo que estoy en época de alza este horario se extiende hasta las 20:00 o (en los momentos más críticos) 22:00 (salvo los sábados, ese día sí mantenemos el horario normal hasta las 18:00). Eso quiere decir que paso mucho tiempo fuera de casa. Y en horario normal, estoy llegando a mi casa (si los astros se alinean) a las 19:00. A veces llego un poco más tarde si tengo que hacer la compra antes o alguna otra cosilla que se presenta.

Ahora, yo soy de las personas que valoran más el sueño que la comida. Es decir, yo puedo saltarme el almuerzo y seguir mi día como si nada. Pero si no duermo lo suficiente, al día siguiente estoy arrastrando mi existencia hasta que pueda disponer de mi santa cama. Y cuando llego a casa, después de una jornada de horario normal de trabajo, llego bastante cansada. Mi papá, en cambio, es al revés. Él no puede vivir sin almorzar. Es sacrilegio.

cce1b8e458a3fdb4a975681239395617Fuente

Antes solía dedicarle mis noches a la escritura. Pero eso me resultaba bastante inefectivo, porque mi cansancio se trasladaba a mi escritura. No está de más decirte que esto me desanimaba un montón. Así que nada, tuve que hacer lo que tuve que hacer. Normalmente, para cumplir con mi trabajo, me levantaba 6:30 para darme una ducha rápida y salir volando hacia el tren. Ahora, me levanto 5:00, me preparo una taza de café o de té y me siento en mi escritorio a continuar escribiendo. Es más, tú no puedes verlo, pero justo ahora son 6:12 y dentro de quince minutos tengo que meterme a la ducha.

baggyimprobablebighornsheep-size_restrictedFuente

Este es el pequeño cambio que le he hecho a mi rutina y llevo en este plan ya poco más de un mes. Algo bastante curioso porque yo juré que no sería de esas personas madrugadoras (porque DETESTO levantarme temprano), pero ya ves tú: las necesidades apremian. Eso sí, duermo más temprano. A las 22:00 ya estoy durmiendo como un bebé (sí, lo sé, soy el alma de las fiestas). Porque para funcionar bien en mi día a día, yo necesito 7 horas de sueño.

tenor-1Fuente

En fin, hasta aquí el reporte de hoy. Gracias por acompañarme hasta aquí y soportar mis vaniloquios matutinos. Tenía planeado subir esta entrada unos días antes, pero no contaba con que me iba a enfermar. Pero no te quedes corto (a), cuéntame algo tú también, de paso que chismeamos un poco 😉. ¡Un abrazo! ❤

Anuncios

Mientras escribo por Stephen King

¡Advertencia! Si viniste a buscar una reseña muy bien elaborada y analítica de este libro, pues lo lamento, pero no lo encontrarás aquí. Las entradas que se encuentran en esta categoría no son más que recomendaciones mías y algunas observaciones que haré bajo mi humilde punto de vista. Puestas las cartas sobre la mesa: ¡empecemos!

Recomendado a: quienes busquen dedicarse a escribir.

Sigue leyendo “Mientras escribo por Stephen King”